Instalación de un rompe olas con tubos geotextiles

Instalación de un rompe olas con tubos geotextiles

En el mundo de la ingeniería civil existen materiales como el cemento, que fueron creados hace más de 500 años. Sin embargo la tecnología de materiales no se detiene y en el camino han sido creados los materiales geosintéticos. Estos materiales relativamente nuevos han sido utilizados recientemente en aplicaciones de protección/restauración de zonas costeras. Su alto porcentaje de éxito en este tipo de proyectos, se debe principalmente a la alta compatibilidad que tienen con el medio ambiente pero sobre todo a su fácil remoción y/o adaptación en caso de requerirse.

Dentro del abanico de productos geosintéticos el más utilizado en proyectos de ingeniería de costas se encuentra el tubo geotextil. Los tubos geotextiles son elementos fabricados con fibras textiles de polietileno o poliéster en forma tubular. Estos elementos son ampliamente utilizados como estructuras de contención, rompeolas, espigones o diques.

Los rompeolas a base de tubos geotextiles poco a poco se empiezan a mezclar dentro del ecosistema de playas turísticas. Playas que requieren estabilidad en su anchura, por lo que la presencia de estas estructuras está diseñada para mitigación de energía de oleaje y al mismo tiempo con confinador de arena entre la línea de costa y el eje del rompeolas.

Como se mencionó, una de sus principales virtudes es su fácil remoción. Sin embargo, la instalación de estos elementos tampoco es complicada. La versatilidad en la manipulación del material, el poco requerimiento de maquinaria y mano de obra especializada, hacen de su instalación una obra de bajo consumo en recursos tanto económicos como humanos.

Los tubos geotextiles son llenados sitio por medio de bombeo mecánico de una mezcla de agua y arena. Debido a su naturaleza porosa el agua drena a través de la piel del elemento, confinando la arena en su interior. La arena se compacta y consolida de tal forma que el elemento alcanza una masa dependiendo de su longitud de hasta 100 toneladas.

Para la instalación es recomendable la utilización de bombas sumergibles, ya que estas están especialmente diseñadas para los ambientes marinos. La instalación puede ser resumida en 3 actividades claves:

Emplazamiento: El elemento se extiende sobre el eje de diseño y se ancla utilizando varillas y cuerdas que se atan a las asas de sujeción cocidas a lo largo del cuerpo principal del tubo geotextil. Se acoplan las tuberías del sistema de bombeo a los puertos de llenado para proceder con la fase de llenado.

instalación de un tubo geotextil

instalación de un tubo geotextil

Llenado con arena: El sistema de bombeo se arranca e inicia la inyección de arena, en este punto la supervisión del llenado juega un papel fundamental, ya que se controlan las presiones de llenado, las alturas de coronación y en general se vigilan las rotaciones, dobleces, asentamientos o cualquier mal formación que pudiese generarse producto de las fuerzas del oleaje o del bombeo.

llenado del tubo geotextil

llenado del tubo geotextil

Clausura de puertos de llenado: Finalmente cuando se alcanzan las dimensiones de diseño se detiene la fase de bombeo de arena y se procede con la clausura de los puertos de llenado. Los puertos pueden ser clausurados por varios métodos. La manera de clausurar dependerá de la aplicación final que tendrá el elemento textil. Si éste será recubierto con otro material, bastará con aplicar un amarre con cuerda para la clausura. Si el elemento estará sometido de manera constante a esfuerzos externos, se recomienda utilizar tapas o bridas para la clausura o de lo contrario el cocido con aguja e hilo es una buena alternativa.

tubo geotextil

tubo geotextil

Por ultimo es importante mencionar que el envejecimiento debido a la exposición a los rayos UV, el vandalismo y la negligencia son los principales agentes de falla de estas estructuras. Para prolongar el tiempo de vida de estos elementos es importante implementar campañas de monitoreo y/o programas de mantenimiento periódico.