Playa de San Miguel, Yucatán: ¿Qué hacer para asegurar su sostenibilidad a largo plazo?

Playa de San Miguel, Yucatán: ¿Qué hacer para asegurar su sostenibilidad a largo plazo?

En Yucatán, seguimos con el gran debate de cómo recuperar nuestras playas de los efectos de la erosión. Desgraciadamente y como hace ya muchos años el debate regresa y se pretende reducir al efecto positivo o negativo de los espolones en las playas. Este planteamiento es el origen del problema, ya que los espolones no son ni buenos ni malos por sí solos. La discusión debe centrarse en si se pone a circular la arena o se retiene para recuperar playa.

De esta manera, la conclusión del debate se vuelve sencilla: la única oportunidad de recuperar las playas de forma sostenible es NO retener arena en EXCESO, sino favorecer que pase frente a nuestra playa en cantidad suficiente para no afectar otras. Al reducir la arena retenida se genera una recuperación lenta pero estable. Es muy evidente en la zona de predios veraniegos de Yucatán de que las mejores playas coinciden con un mínimo o ausencia total de estructuras.

La recuperación en el tramo de la playa de San Miguel, donde se ha favorecido la circulación de arena,  confirma la necesidad de controlar su retención. Solo en la medida que aseguremos no retener arena en exceso, aseguraremos una recuperación de playas sustentable y la no afectación de las playas aledañas. Dicho de otra manera, cuando intervenimos una playa, de lo que tenemos que preocuparnos en realidad es de no afectar la playa vecina.

La imagen de la figura 1 ejemplifican lo antes expuesto. Sin entrar en materia de que obras se ejecutaron en este tramo, lo importante y concluyente es que ahora que solo se está poniendo el MINIMO NECESARIO de estructuras (dejando a un lado el debate de qué tipo de estructuras son) y se está consiguiendo retener parcialmente arena, al mismo tiempo que se asegura que esta CIRCULE. Esta es la clave de una recuperación sostenible.

Figura 1. Comportamiento de la playa de San Miguel en zona libre de estructuras.

Figura 1. Comportamiento de la playa de San Miguel en zona libre de estructuras.

En Yucatán se da la circunstancia de que las playas se recuperan SOLO de ESTE a OESTE (ver figura 2) Lo anterior se debe a que este es el movimiento natural promedio en que circula la arena (ESTE a OESTE) a lo largo del año. Una gran lección que hemos aprendido todos (gobierno, investigadores, consultores y usuarios de playas). Es que no podemos forzar los tiempos de la naturaleza para recuperar una playa. Ella se encarga sola si la dejamos en paz y nos adaptamos a sus tiempos, en lugar de esperar a que sea la naturaleza que se adapte a los nuestros. Intervenir un tramo con espolones, rompeolas paralelos o cualquier otra alternativa sin asegurar que la arena que viene del Este circule, es una mala idea. Pretender acelerar los tiempos naturales de recuperación es aún peor.

Figura 2. Comparativa de imágenes aéreas en zona de San Miguel

Figura 2. Comparativa de imágenes aéreas en zona de San Miguel

Nuestra opinión es que los espolones son la última solución propuesta y solo una vez agotadas otras alternativas de soluciones suaves. Es algo similar a hacerle cirugía a un paciente cuando solo necesita reposo.  Pero de ponerse, es más importante asegurar la circulación de arena hacia el Oeste que la retención en un punto específico. Tanto en San Miguel como en toda la costa yucateca, si bien se debe evaluar cada intervención que se realice, lo más importante es la circulación sustentable de arena que proviene en decenas de Kilómetros al Este. Así mismo, lo que se haga en San Miguel debe considerar la estabilidad de las playas a lo largo de varios kilómetros al oeste.

Autor : Ing. Enrique Alvarez del Río