¿Te has preguntado por qué en Hawái si se puede surfear y en Yucatán no?

¿Te has preguntado por qué en Hawái si se puede surfear y en Yucatán no?

¿Alguna vez te has preguntado por qué en Hawái si se puede surfear y en Yucatán no?

Para poder responder esta pregunta, es necesario entender cómo se originan las olas.

Las olas se originan por el rozamiento del viento sobre la superficie del mar. El viento ejerce un empuje sobre la superficie del mar que hace que se rice creando pequeñas ondas, que a su vez ofrecen más resistencia al viento lo que hace que se vayan transformando en ondulaciones cada vez mayores, es un proceso de “retro-alimentación”, es decir, cuanto mayor sea la onda, mayor será el empuje que el viento podrá hacer sobre ella.

Las olas se originan, por tanto, dependiendo de la fuerza del viento, el tiempo durante el cual esté soplando y el área oceánica a la que afecte ese viento.

Entonces ¿qué son las olas?

En física se conoce como ondas mecánicas, y se definen como la propagación de una perturbación en un medio material (el aire, el agua o cualquier sólido). Dicha perturbación puede ser un cambio de densidad o presión, la propagación a su vez traslada consigo una cantidad de energía.

Al contrario de lo que se pueda pensar las olas no transportan agua, lo que si producen a su paso es un movimiento circular en las partículas de agua, y cuando la ola ha pasado las partículas vuelven al mismo lugar donde se encontraban antes de que llegara la ola. Lo anterior se ejemplifica en la Figura 1.

¿Qué componentes tiene una ola?

 

  • Altura es la distancia entre la cresta y la base o valle de la ola.
  • Periodo es el tiempo medio en segundos que transcurre entre que las crestas de dos olas consecutivas pasan por un punto fijo.
  • Longitud de onda es la distancia entre las crestas de dos olas consecutivas. Al igual que con el periodo, a mayor distancia mejor.
  • Dirección es el sentido en el que se propagan las olas en el mar y está relacionado con la dirección del viento que las originó. Contra más frontal sea la dirección de las olas respecto a la orientación de la costa mayor tamaño tendrá la ola al romper.

Para entender mejor estas características se ilustran en la Figura 2.

Figura 2. Características de una ola Fuente: internet

Una vez entendido que son y cómo se originan las olas, es importante conocer la clasificación de las mismas.

Las olas, cuando llegan a tierra firme pueden ser de tres tipos, mar de fondo o swell, olas de viento y mixtas.

Las olas de viento “sea” (Figura 3) son las que llegan a la costa sin tiempo para ordenarse. Esto es así porque se originan cerca de la costa por vientos que la afectan desde que se crean mar adentro hasta que rompen en la playa. Son por lo general olas pequeñas.

SEA (Olas de viento, desordenado por que se genera en el sitio sin tiempo para ordenarse).

Figura 3. olas de viento Fuente: internet

El mar de fondo o “swell” (Figura 4) (Mar de fondo) son olas que originariamente se crearon por incidencia del viento en alguna área del océano, pero que a medida que viajan por el mar dejan de estar afectadas por el viento que las originó, se alisan y se ordenan, pero mantienen su tamaño.
También puede ocurrir que las olas que llegan a la costa sean el resultado de ambos tipos de olas, es decir que se asocia un mar de fondo con un fuerte viento en la costa dando lugar a un tipo de ola mixta. En ocasiones también se pueden asociar varios swells procedentes de distintas partes del océano.

 

SWELL ( Olas de fondo, ordenado por que se genera a lo lejos).

Figura 4. olas de fondo Fuente: internet

Ahora bien, para que una ola sea “surfeable” necesita cumplir con algunas características y así llegamos al término “surfeabilidad”. Una de estas características es la forma en la que la ola rompe o la rompiente. Los cuatro parámetros más importantes para la caracterización de las olas surfeables son: la altura de ola en rotura, el ángulo de rotura, la intensidad de rotura y la longitud de la sección de la ola.

Para conocer la forma en que una ola rompe existe El número de Iribarren o “Parámetro de Similaridad” que mide el peralte de la ola respecto al del lecho marino. Es un parámetro que permite estimar la forma de rotura al conocer los parámetros antes indicados. Éste se define por la siguiente fórmula:

Dónde Hb es la altura de ola en el punto de rotura,

L0 es la longitud de onda en profundidades indefinidas

y b la pendiente del fondo.

Dependiendo del número de Iribarren o Parámetro de similaridad es que encontraremos los diferentes tipos de rompientes, los cuáles son:

  • Descrestamiento, spilling (Figura 5): Éste tipo de rotura ocurre cuando la cresta de la ola se desmorona sobre el frente, cuyo peralte es bajo, siendo frecuente cuando el fondo es muy tendido.

Figura 5. Rompiente tipo Spilling Fuente: Dean y Dalrymple

  • Colapso, collapsing (Figura 6): Éste tipo de rotura ocurre cuando la ola permanece peraltada hasta que su frente colapsa, formando una estructura turbulenta irregular. Este tipo de rotura no se considera surfeable.

Figura 6. Rompiente tipo collapsing Fuente: Fuente: Dean y Dalrymple

  • Oscilación, surging (Figura 7): Ocurre cuando la ola, debido a la elevada pendiente del fondo, no llega a romper, de manera que la superficie del agua simplemente oscila al llegar al contorno de tierra. Éste tipo de ola es no surfeable.

Figura 7. Rompiente tipo Surging Fuente: Fuente: Dean y Dalrymple

  • Voluta, plunging (Figura 8): Éste tipo de rotura ocurre cuando la cresta de la ola rompe sobre la base del frente generando la forma característica tubular (vórtice). El elevado peralte que alcanzan estas olas permite al surfista generar altas velocidades. Los surfistas conocen este tipo de rotura como hueca siendo ésta la forma preferida por la mayoría.

Figura 8. Rompiente tipo plunging Fuente: Fuente: Dean y Dalrymple

En resumen, los diferentes valores que una rompiente debe obtener para los diferentes tipos de olas mencionados se presentan en la siguiente tabla.

Es decir, cuando el valor del parámetro de similaradad o número de Iribarren sea mayor 0.5 y menor a 3.3 podremos tener una ola apta para el surf.

Entonces ¿por qué no podemos surfear en las playas de Yucatán?

Debido a una serie de características que se presentan en combinación en nuestras playas de Yucatán, como lo son: poco peralte, es decir, pendiente que cambia de manera muy suave a lo largo del perfil (Figura 9a), el tipo de rompiente que se presenta (Splling) y el número de Iribarren < 0.5. Resultan en ser olas no aptas para este deporte llamado Surf

Por otro lado, en playas encontramos el rompimiento tipo Voluta (Plunging) las cuáles son ideales para el surf, esto asociado a la pendiente que se presenta en el fondo marino y su periodo (figura 9b)

Figura 9. a) típica ola de Yucatán, b) ola en Hawaii

Aunque en nuestras playas en Yucatán, las condiciones y las características no son idóneas para el Surf, existen muchas otras actividades que puedes realizar. ¿Qué tal kitesurf o windsurf? O si no eres tan extremo simplemente ve, date un chapuzón, diviértete haciendo castillos de arena o relájate tirad@ al sol. Y sobre todo recuerda cuidar tu playa….

Autor : Ing. Álvaro Quijano Manzanilla