Una vista global al problema del sargazo (tomo 2)

Una vista global al problema del sargazo (tomo 2)

Una vista global al problema del sargazo

En la entrega anterior sobre este tema te platicamos sobre qué es exactamente el sargazo, de dónde viene, qué lo genera, entre otros cuestionamientos. En esta entrega nos enfocaremos en dar una vista global acerca de este fenómeno y su tratamiento antes de llegar a las playas.

Recientemente el sargazo ha sido tema de debate pues es parte de la vida que interactúa dentro del ecosistema marino lo que nos hace estar acostumbrados a su presencia, pero en estas últimas épocas la abundancia de esta alga nos ha sorprendido. Nunca habíamos visto tal cantidad reunida a lo largo de cientos de kilómetros de playas. Ante tal situación las opiniones al respecto empiezan a hacer eco en todas las plataformas de comunicación disponibles. Algunos de los comentarios más recurrentes han sido:

  • El sargazo es un problema
  • El sargazo huele feo
  • El sargazo da mal aspecto
  • El sargazo contamina
Fuente: Progreso Hoy

Fuente: Progreso Hoy

Primero que nada, el sargazo no es un problema, al sargazo lo convertimos en problema cuando afecta a los intereses de una persona, entidad o industria. Es evidente que uno de los principales afectados por la generación de la gran cantidad de sargazo es la industria turística, ya que uno de sus principales atractivos son las playas. Las playas como sabemos son solo un escenario donde el viaje del sargazo culmina. Debido a eso la afluencia de turistas disminuye, provocando desaceleración en la económica y por ende en el desarrollo del país. Por lo tanto, indirectamente afecta a toda la población, motivo por el cual se ha vuelto prioritaria la búsqueda de soluciones ante tal hecho.

En los últimos meses se han sumado esfuerzos para mitigar el recalado del sargazo sobre algunas playas de la Riviera maya. El gobierno federal y local, junto con instituciones de investigación y el sector privado desarrollaron e implementaron una estrategia para la retención del sargazo y así evitar que llegara a las playas. Una de las principales estrategias se basó en la instalación de mallas semi sumergidas, con el fin de capturar la macroalga y confinarla para posteriormente ser recogida en el mar por medios manuales y mecánicos utilizando embarcaciones.

Cortesía de www.universal.com.mx

Se sabe por información pública (http://www.eluniversal.com.mx/estados/quintana-roo-gestiona-recursos-para-contencion-futura-de-sargazo),  que dicha medida cuenta con un fondo gubernamental de alrededor de $600,000,000.00 de pesos, cantidad no muy alta si se toma en cuenta el volumen de ingresos que se dejan de percibir ante la baja en el aforo turístico. Sin embargo, desde el punto de vista funcional esta cantidad de dinero es muy alta cuando se miden los índices de eficacia de esa solución. Los datos indican que el sistema de barreras no está cumpliendo con las expectativas esperadas. Las playas siguen saturándose de sargazo. Por supuesto que, ante tal situación, nuevamente salen a la luz comentarios públicos como los siguientes:

  • Se desviaron los recursos
  • La empresa encargada de instalar las barreras no cumplió
  • Se instalaron mal las barreras
  • El recurso no fue suficiente

Fuente: SIPSE noticias

Y todos estos comentarios alrededor del sistema de contención de sargazo son hasta cierto punto válidos y naturales si no se observa el problema a escala global. Por tal motivo y con el objetivo de intentar dar respuesta al por qué de la ineficacia de las barreras de contención, plantearemos una analogía que guardando las proporciones y las escalas se asemeja al fenómeno que estamos discutiendo.

Supongamos que tu casa (La playa), se encuentra frente a un terreno baldío (El mar), que es 1,000,000 de veces más grande que el tamaño de tu predio. En ese terreno baldío crece un césped que cubre toda la vista del terreno, tienes una vista espectacular y todas las tardes sales a admirar el atardecer junto con tu familia todos sentados mientras platican sobre las experiencias de su día.

Un día empieza a caer la lluvia (nutrientes en el mar), y al día siguiente cae más lluvia y continua así durante meses. Cuando te das cuenta todo el césped que veías frente a tu casa se ha convertido en monte, con matorrales, árboles, animales; todo un ecosistema viviente frente a tu casa. A eso le sumamos que maquinaria pesada (Calentamiento global), empieza a desmontar una parte importante del terreno generando ramas sueltas, hojas en el suelo, exceso de materia orgánica muerta en el piso. Es tal la cantidad de hojas en el piso que empiezan a llegar a la puerta de tu casa.

El acceso a tu casa ya no es tan agradable como antes, por lo tanto, decides poner una barrera únicamente frente a tu puerta para que en ese punto no se acumule la basura. La barrera te la recomendó un vecino y que le funciona cuando poda el césped de su jardín de un metro cuadrado. La barrera al principio mantiene tu entrada limpia, pero un día viene un torbellino (Corrientes marinas), y mueve toda la basura en varias direcciones e inevitablemente se colmata tu entrada con toneladas de basura.

Las preguntas pertinentes son: ¿cómo se resuelve mi problema?, ¿Quién se tiene la culpa?, ¿La lluvia?, ¿Las máquinas?, ¿La malla?, ¿El vecino que me lo recomendó?, ¿El torbellino?, ¿Yo por vivir allá?

Algo similar pasa con el tema del sargazo. Si creemos que la solución está en poner una malla frente a nuestra puerta, estamos destinados a fracasar en el intento de solucionar de un problema más grande de lo que podemos observar. Si en lugar de eso cada vecino que comparte el problema y suma esfuerzos para cercar la zona donde se genera la basura quizá los resultados sean mejores. En el escenario real esto implicaría organizarse entre países, reto en el que la voluntad de cada miembro del grupo de países es clave. Se conoce dónde y por qué se genera el sargazo, por lo tanto la experiencia nos demuestra que es posible contenerlo, aunque eso representa la suma de recursos a nivel global.

Así que si tienes la oportunidad de visitar alguna de las entrañables playas de nuestra hermosa república mexicana y te toca observar una playa colmatada de sargazo. Antes de tomarle una foto y hacer crítica destructiva en las redes sociales, piensa que únicamente estas observado desde la puerta de tu casa.

Autor : Ing Sergio Eb Chan